Guía de Prevención de Acoso Cibernético para Padres (Cyberbullying Prevention Guide for Parents - Spanish)

Cuando los estudiantes se aventuran a la Web, ellos se salen de sus vecindarios. Cuando envían mensajes de texto en sus teléfonos celulares, tienen acceso ilimitado a una gran red de amigos, amigos de amigos y otros. La tecnología digital ofrece oportunidades sociales, de colaboración y de aprendizaje, pero también trae riesgos. Los mejores recursos para los estudiantes para mantenerse seguros son sus padres y ellos mismos. Al ser padres informados y al mantener la comunicación, usted le permite a su hijo(a) a experimentar los beneficios de la comunicación digital mientras permanecen seguros. Un riesgo que va en aumento para secundarias y preparatorias es el acoso en línea o acoso cibernético.

¿Qué es el acoso cibernético?

Como padre, probablemente usted conoce las tácticas tradicionales de acoso, como insultos y burlas frecuentes en los vecindarios, patios de recreo y autobuses. El acoso cibernético lleva al acoso a un nuevo campo de juego llamado espacio cibernético – el espacio donde la gente se comunica de manera digital. El acoso cibernético es el acoso que se da en línea o en teléfonos celulares. Se trata de amenazas constantes o de comunicación digital ofensiva enviada o publicada en línea a o acerca de una persona. Aunque cualquier grupo de edades es vulnerable, los adolescentes y adultos jóvenes son el blanco mas común. El acoso cibernético puede ocurrir de las siguientes maneras:

  • Enviando o publicando rumores vergonzosos o crueles o amenazas en línea o por medio de mensajes de texto
  • Instigando el hostigamiento constante en línea
  • Excluyendo intencionalmente a alguien en grupos un en línea
  • Enviando o publicando comentarios negativos, malos o vulgares, fotografías digitales vergonzosas (reales o alteradas digitalmente), o información o secretos personales
  • Robando un nombre de usuario y contraseña o teléfono y después haciéndose pasar por la persona para dañar su reputación o causar problemas
  • Grabando conversaciones telefónicas en secreto y después haciéndolas públicas en línea
  • Creando encuestas polémicas o de mala intención
  • Acechando a una persona

¿Dónde ocurre el acoso cibernético?

El acoso cibernético puede ocurrir en cualquiera de las herramientas de comunicación digital incluyendo blogs, salas de chat, correo electrónico, foros, sitios Web de juegos, mensajes instantáneos, llamadas por teléfonos móviles, sistemas de juegos en línea, fotos/videos, sitios de redes sociales, mensajes de texto, sitios Web. La variedad de plataformas en las cuales el acoso cibernético puede ocurrir a veces hace que el acoso cibernético sea casi imposible de evitar mientras está en línea. Los estudiantes de hoy, están en línea constantemente – casi todos los estudiantes tienen teléfonos celulares y alguna forma de acceso a la Internet.

¿Por qué es el acoso cibernético un problema?

Los estudiantes ven la tecnología como parte de su vida – son nativos de la era digital; la tecnología digital ha existido toda su vida. Como nativos de la era digital los estudiantes fácilmente se comunican con su red de amigos mediante computadoras, teléfonos celulares y sistemas de juegos.

La tecnología amplia los canales de comunicación para un desarrollo social positivo, colaboración con éxito, mayores oportunidades de aprendizaje, y amistades, pero también aumenta el alcance de aquellos que practican el acoso tradicional, y puede amplificar e intensificar el acoso en línea en un conflicto real. La mayoría de la gente sabe quien lo está haciendo su víctima.

La gente que practica el acoso cibernético con frecuencia cree, erróneamente, que su identidad es anónima en línea. Ellos creen que sus intimidaciones son imposibles de rastrear. Otros perpetradores del acoso cibernético tal vez no saben que están acosando a otros porque no ven los efectos de sus acciones o como sus palabras y acciones pueden estar dañando a alguien en línea. Esta falta de conocimiento interpersonal – sentirse anónimo con seguridad o no ver los efectos de sus acciones – puede aminorar las inhibiciones y resultar en acoso que no ocurre en un entorno cara a cara. De acuerdo al Consejo de Prevención de Crimen (http://www.ncpc.org/ cyberbullying), el 81 por ciento de los adolescentes dijeron que ellos piensan que la persona que acosa no lo toma seriamente y piensa que es gracioso. Los adolescentes que participaron en la encuesta creen que la gente que acosa cibernéticamente:

  • No cree que es de importancia
  • No piensa acerca de las consecuencias
  • Es alentada por los amigos
  • Cree que todos acosan cibernéticamente
  • Cree que no la descubrirán

El acoso cibernético puede ser potencialmente mucho más devastador que el acoso fuera de la Internet. El acoso cibernético puede realizarse durante las 24 horas, 7 días a la semana y se puede convertir en una situación pública, rápidamente. Los mensajes de texto, correos electrónicos, blogs, fotografías, y otro contenido digital puede ser publicado en línea o re-enviado en correos electrónicos masivos, llegando a una audiencia grande rápidamente y posiblemente causando daños severos a la víctima a corto y largo plazo.

¿Qué tan común es el acoso cibernético?

Varios sitos Web tal como NoBullying.com (http://nobullying.com/cyber-bullying-statistics-2014), mencionan estadísticas acerca de las “señales de advertencia” sobre de la creciente amenaza y repercusión del acoso cibernético. Los hallazgos fueron:

  • De los jóvenes que reportaron incidentes contra la intimidación cibernética, un tercio (33%) de ellos informó que sus acosadores lanzaron amenazas en línea.
  • Más de la mitad (55%) de los adolescentes que usan las redes sociales han sido testigos de la intimidación directa por ese medio.
  • Un asombroso 95 por ciento de los adolescentes que presenciaron el acoso de los medios sociales informan que otros, al igual que ellos, han hecho caso omiso del comportamiento.

¿Cómo se sienten los jóvenes que san víctimas de acoso cibernético?

Como cualquier situación polémica, los estudiantes reaccionan de diferente manera al acoso cibernético dependiendo de las personas involucradas y de los eventos que rodean al acoso cibernético. De acuerdo al Centro de Investigaciones Pew (http://www.pewinternet.org), algunos estudios muestran que mientras a porciones significantes de adolescentes no les molesta el acoso cibernético, una tercera parte (34 por ciento) se siente angustiada por el acoso en línea. En el estudio, “angustiado” equivalía a “extremadamente o muy molesto o asustado.”

Los estudiantes que enfrentan niveles estresantes de acoso cibernético experimentan fuertes sentimientos que pueden repercutir en sus vidas cuando no estan en línea. El acoso cibernético puede hacer que su hijo(a) actue de una manera inusual, y algunas señales de angustia que pueden indicar que su hijo(a) está pasando por acoso en línea incluyen:

  • Evitar la computadora, teléfono celular y otro aparato de comunicación digital
  • Parecer enojado o estresado cuando recibe correo electrónico, mensajes instantáneos o mensajes de texto
  • Alejarse de la familia y amigos
  • Calificaciones bajas
  • Muestra excesiva de sentimientos negativos tales como tristeza, enojo, frustración, impaciencia y falta de tolerancia
  • Llorar sin razón aparente
  • Tener problemas para dormir
  • Mostrar niveles inusuales de enfermedades físicas, tal como dolor de estómago, dolor de cabeza o falta de apetito
  • Mostrar señales de pensamientos de suicidio

Además, el acoso de cualquier tipo resulta en los siguientes efectos a corto o largo plazo (resumidos en ¿Qué pasa con el tiempo a aquellos que acosan y aquellos que son víctimas? por Patricia McDougall, Ph.D, Tracy Vaillancourt, Ph.D, y Shelley Hymel, Ph.D, obtenida de www.education.com/reference/article/Ref_What_Happens_ Over/:

Posibles efectos a corto plazo:

  • Ansiedad y/o Depresión
  • Soledad
  • Baja auto estima
  • Escasa aptitud social
  • Síntomas psicosomáticos
  • Alejamiento social
  • Rechazo a la escuela
  • Bajo rendimiento académico
  • Quejas de salud física
  • Escaparse de casa
  • Uso de drogas y alcohol
  • Suicidio

Posibles efectos a largo plazo:

  • Altos niveles de depresión
  • Ansiedad social
  • Perfeccionismo patológico
  • Mayor neuroticismo en su edad adulta

¿Cómo pueden los padres ayudar a prevenir y proteger en contra del acoso cibernético?

Mientras las estadísticas son alarmantes, los padres, las escuelas y las organizaciones de seguridad pueden jugar un papel importante en ayudar a los niños a lidiar con el acoso cibernético. Como padre usted puede tomar acciones para ayudar a prevenir y proteger a su hijo(a) del acoso cibernético manteniendo abiertas las líneas de comunicación.

Hágase un experto en la tecnología

Antes de que pueda proteger a su hijo(a), usted necesita educarse. Usted debe convertirse en un sabio tecnológico y obtener experiencia de primera mano con aplicaciones en línea y herramientas digitales de comunicación. Para aprender acerca de la tecnología:

  • Pase tiempo en línea y aprenda lo que se puede hacer en Internet.
  • Haga que su hijo(a) participe pidiéndole que le muestre como usar la Internet o que comparta con usted lo que hace en línea. (Tenga paciencia y deje que su hijo(a) lo dirija. Usted no sólo aprenderá acerca de la Internet, también podrá darse una idea de que tan seguido usan los recursos en línea.)
  • Inscribirse en clases, en persona o en línea.
  • Hable con otros padres acerca de la tecnología y comunicación digital usada por sus hijos.
  • Pida sugerencias a los maestros de como aprender mas acerca de la tecnología.
  • Busque ayuda en línea.
  • Establezca su propia página de red social y dígale a su hijo(a) que lo agregue como amigo.
  • Unase a los cuartos de chat que visita su hijo(a).
  • Envie y reciba mensajes de texto con su hijo(a).
  • Tómese el tiempo para que su hijo(a) lo enseñe como jurar un juego en línea, ya sea en la computadora o en un sistema de juego.

Ubicación de la computadora

Una de las mejores formas de estar pendiente del acoso cibernético es mantener las computadoras de la casa en áreas sumamente visibles. Todas las computadoras en su casa (incluyendo la suya) deben ser colocadas en un cuarto de alto tráfico o que esté ubicado centralmente y que sea frecuentado por padres, y las pantallas deben ser fácilmente visibles. Usted posiblemente tendrá que cambiar su decoración ideal o lidiar con una área reducida para vivir, pero el intercambio valdrá la pena. Al mantener las computadoras de la casa en una ubicación central, usted puede:

  • Naturalmente propiciar el estar juntos, lo que no se puede hacer si las computadoras están localizadas en recámaras o sótanos.
  • Ser el ejemplo de buenos hábitos y costumbres de computación, tal como evitar scams o engaños en línea, borrar correos electrónicos sospechosos sin abrirlos, y evitar malware.
  • Pase por ahí, y vea que está pasando, haga preguntas e intervenga cuando sea necesario.
  • Esté listo cuando su hijo(a) quiera mostrarle un sitio Web o lo que le está diciendo un amigo en una sala de chat.

Hablar hablar hablar

Los padres que tienen el mayor impacto en mantener a sus hijos seguros en línea establecen y mantienen líneas de comunicación abiertas. Dígale a su hijo(a) que puede venir a usted cuando tenga alguna pregunta o preocupación acerca del comportamientos en línea. Aliéntelos a decirle inmediatamente cuando el o ella sospechen que se está llevando a cabo acoso cibernético sin importar si el acoso es para él o ella o para otros en línea.

Como padre, sea proactivo – no espere a que su hijo(a) venga a usted con un problema. Empiece el dialogo en la casa, asegúrese de que su hijo(a) entienda lo que es el acoso cibernético. Haga preguntas que provoquen una discusión tales como:

  • ¿Por qué crees tú que la gente acosa cibernéticamente a otros?
  • ¿Cómo te haría sentir a ti el acoso cibernético? ¿Alguna vez te has sentido así?
  • ¿Has mandado alguna vez un correo electrónico, mensaje de texto o mensaje instantáneo ofensivo o publicado cosas malas a otros cuando juegas en línea?
  • ¿Cómo reaccionarías si tu amigo te enviara un mensaje de texto que incluyera una foto vergonzosa de otro estudiante?
  • ¿Cómo te puedes proteger tu mismo del acoso cibernético?
  • ¿Qué puedes hacer si eres víctima de acoso cibernético?
  • ¿Qué puedes hacer si sabes que alguien está siendo víctima de acoso cibernético?
  • ¿Cuales crees tú que son los efectos del acoso cibernético?

Medidas de prevención

Como padre, usted cruza una línea divisoria muy delgada entre respetar la privacidad de su hijo(a) y mantenerlo(a) seguro. Idealmente, la comunicación abierta resolverá muchos problemas, pero en algunas ocasiones las preocupaciones por la seguridad pueden invalidar la privacidad. Por consiguiente antes de que ocurra el acoso cibernético, tome medidas preventivas y platique el plan de su familia con su hijo(a). Algunas medidas de prevención que usted puede implementar incluyen:

  • Dígale a su hijo(a) que usted puede revisar la comunicación en línea, incluyendo correo electrónico, sitios de redes sociales, mensajes de texto y conversaciones por chat. Revisarla funciona en dos niveles.
  • Considere usar el control parental de su navegador o instalar software de control parental para ayudar a controlar cuales sitios puede visitar su hijo(a). Algunos sitios que visitar para más información son Get Net Wise (http://kids.getnetwise.org/tools) y KidSites (www.kidsites.com). Esto funciona bien para niños pero los adolescentes saben cómo evitar estos controles.
  • Reclute a otros adultos como aliados, incluyendo otros padres, el especialista de medios de la escuela, bibliotecarios, maestros, consejeros y hasta pediatras.
  • Revise las opciones y el perfil de cada herramienta que use su hijo(a) para comunicarse en línea – sitios de redes sociales, blogs, sistemas de juego en línea, etc. – y asegúrese de que limite quién puede ver la información y qué información es proporcionada.
  • Ponga reglas claras para el uso de la computadora designando cuales sitios son apropiados, cuánto tiempo puede pasar en la computadora su hijo(a), y que está permitido hacer. Promueva el diálogo para que su hijo(a) pueda sugerirle sitios y contribuir sus opiniones acerca de cuáles sitios son considerados aceptables.
  • Además, el poner reglas puede mantener a su hijo(a) y su computadora seguros, así como ayudar a proporcionar balance entre el uso de la computadora y otras actividades. Recuérdele a su hijo(a) que las reglas no son creadas por castigo; son creadas para ayudar a establecer expectativas consistentes, y a fomentar paz y balance en el hogar.
  • Limite a la gente que puede enviar comunicaciones ayudando a su hijo(a) a crear listas de amigos seguros, usando la característica de Bloquear cuando sea necesario, y controlando perfiles en sitios de redes sociales.
  • Limite a otros a agregar a su hijo(a) como su cuate. Esta característica esta generalmente en los controles de privacidad o en los controles parentales de un programa de comunicación.
  • Haga una búsqueda de su hijo(a) en “Google” para asegurarse de que otros no están publicando ataques en línea. Mantener vigilados la pantalla, apodos, nombre completo, dirección, teléfono y teléfono celular, y sitos Web puede ayudarle a encontrar señales tempranas de acoso cibernético.
  • Platique como debe responder su hijo(a) cuando ocurra el acoso. Al saber que hacer antes de que ocurra un ataque, su hijo(a) podrá responder apropiadamente en lugar de emocionalmente.
  • Establezca un proceso de comunicación de acoso cibernético antes de que lo necesite.

Si su hijo(a) es víctima de acoso cibernético

Aún con precauciones y medidas preventivas establecidas, el acoso cibernético puede ocurrir. Si es así, recuérdele a su hijo(a) que ignore el ataque, que lo reporte al moderador o administrador del sitio y que le diga a un adulto de confianza.

  • Ignore: El primer paso no toma ninguna acción – Ignorar – pero es la acción más efectiva que su hijo(a) puede tomar cuando su hijo(a) experimenta un ataque de acoso cibernético por primera vez. Responder a un ataque solo propiciará que la persona que lo hizo continúe. Además, el responder hará más difícil de determinar quien propició el ataque después.
  • Reporte: Reportar un ataque a un administrador o moderador ayuda porque el ataque entonces “estará registrado.” Si no hay un moderador o administrador disponible a través de correo electrónico o mensaje de texto, guarde la comunicación e imprímala si es posible. Si el ataque es en su computadora, tome una foto de su pantalla y guardela o imprímala. (Consejo: Para tomar una foto fácilmente de una pantalla de computadora, use el botón de “Print Screen” en el teclado y pegue la foto en un programa de gráficas.)
  • Diga: Decirle a un adulto de confianza permite que su hijo(a) hable acerca del incidente en un ambiente seguro y que tenga a alguien a quien pedir ayuda si el acoso cibernético continúa. Si el acoso cibernético aumenta, podría haber la necesidad de tomar acciones legales.

Un resumen conciso de los pasos que usted y su hijo(a) deben seguir cuando ocurre acoso cibernético aparece en el sitio Web Teenangels (www.teenangels.org/parents/cyberbullying_guide.html). Teenangels ofrece la guía “The Escalating Levels of Response to a Cyberbullying Incident” (“Los intensos niveles de respuesta a un incidente de acoso cibernético”), la cual incluye algunas de las recomendaciones mostradas aquí:

  • Evite empeorar la situación. No responda a la hostilidad.
  • Documente el acoso cibernético. Guarde un registro de correos electrónicos, paginas Web, mensajes instantáneos, mensajes de texto, o cualquier otra forma de acoso cibernético, incluyendo fechas y horas relevantes.
  • Bloquee a la persona que envía los mensajes. Usted y su hijo(a) pueden y deberían bloquear cualquier agresor o contacto fastidioso.
  • Reporte el acoso cibernético al proveedor de Internet del atacante/o al host de su correo electrónico/ compañía de teléfono celular. En la mayoría de los casos el acoso cibernético y la hostilidad violan los términos de servicio de los proveedores de Internet (ISP’s) y de las compañías de teléfono. Muchas compañías cerrarán la cuenta de una persona que está cometiendo acoso cibernético (la cual también cerrará la cuenta de los padres en la mayoría de los casos).
  • Reporte el acoso cibernético a su proveedor de Internet/o host de correo electrónico (tal como gmail)/ compañía de teléfono celular y al proveedor de Internet/compañía de teléfono celular del atacante si la cuenta de su hijo(a) ha sido robada, si una contraseña ha sido puesta en peligro, o si alguien se está haciendo pasa por su hijo(a). Usted puede llamar a la compañía o enviar un correo electrónico al departamento de seguridad.
  • Reporte el acoso cibernético a su escuela aunque los oficiales de la escuela no puedan hacer nada al respecto ya que la mayoría de los casos de acoso cibernético ocurren fuera de la escuela y después de horas escolares. Mientras los oficiales de la escuela no pueden tomar una acción legal en un evento de acoso cibernético especifico, ellos pueden estar pendientes de la situación en la escuela, ya que muchos de los ataques de acoso cibernético son acompañados por acoso fuera de línea también. El consejero o administrador de la escuela también puede alertar a los padres acerca de las personas involucradas para pedir su ayuda y parar el acoso cibernético.
  • Reporte el acoso cibernético a la policía cuando involucre amenazas de violencia, extorción, obscenidades, crímenes de odio, o pornografía de menores, o si la persona está publicando detalles acerca de la información fuera de línea de su hijo(a). Si usted siente que su hijo(a) o alguien que usted conoce está en peligro, contacte a la policía inmediatamente y pare el contacto con el atacante, estando fuera de línea si es necesario. También, mantenga los ajustes intactos para ayudar en cualquier investigación.
  • Tome acción legal cuando el acoso cibernético continúa después de tomar las acciones antes mencionadas. Mientras el acoso cibernético puede estar cerca de violar la ley, muchas veces no cruza la línea lo suficiente para ser un crimen. En casos extremos, sin embargo, la amenaza de acción legal puede ser necesaria para parar los ataques o saber quién está detrás del ataque.

Cuando su hijo(a) es el acosador cibernético

Tan difícil como sea admitirlo, algunos padres deben enfrentar la posibilidad de que su hijo(a) pueda estar cometiendo acoso cibernético. Algunas señales que hay que observar si usted está preocupado de que su hijo(a) pueda estar acosando a otros incluyen:

  • Su hijo(a) ha estado involucrado en incidentes de acoso en la escuela o ha sido el blanco de acoso.
  • Su hijo(a) rápidamente cambia ventanas, cierra programas, o esconde su teléfono celular cuando usted entra a su cuarto.
  • Su hijo(a) usa múltiples cuentas en línea, o la cuenta de otra persona.
  • Su hijo(a) se enoja demasiado cuando se le niega el uso de la computadora o teléfono celular.

Mientras que las señales anteriores pueden indicar otros problemas, considere las actividades como “señales de advertencia” que algo puede estar pasando que necesita su atención. Para empezar a intervenir en actividad sospechosa y proteger a su hijo(a) de consecuencias por acosar cibernéticamente a otros, usted puede:

  • Aumentar la supervisión de la computadora de su hijo(a), juegos y actividad en el teléfono celular.
  • Pasar más tiempo con su hijo(a) y aprender acerca de sus amigos, actividades e interacciones en la escuela.
  • Establecer reglas claras y cumplirlas consistentemente. Elogiar a los miembros de su familia cuando siguen las reglas y cumplir su palabra con consecuencias no violentas cuando las reglas no son respetadas.
  • Hágase un experto en la tecnología. Los recursos en línea están extensamente disponibles en línea. Además, los proveedores de servicios de Internet y de teléfonos celulares probablemente pueden proporcionar información que le ayudaría.
  • Digale a su hijo(a) que el acoso cibernetico no es aceptable. Intervenga inmediatamente si ve señales de agresión en línea. Explique firmemente que el acoso cibernetico es un problema serio que usted no tolerara.
  • Fíjese en el comportamiento y acciones en la casa cuando no está en línea. A veces la agresión en línea surge de frustraciones o situaciones dolorosas que ocurren cuando no está en línea.
  • Trate bien a otros, incluyendo a su hijo(a). Si usted sea ejemplo a su hijo(a) con respeto, amabilidad, paciencia y empatía, su hijo(a) aprenderá de su ejemplo.
  • Comparta sus preocupaciones con el maestro(a) de su hijo(a), consejero, director u otro adulto respetado. Trabajen juntos para enviar un mensaje claro a su hijo(a) que todo el acoso debe parar.
  • Si es necesario, hable con un consejero escolar o profesional de salud mental.
  • Explíquele a su hijo(a) que el acoso cibernético y las agresiones en línea pueden tener consecuencias a largo plazo en el distrito escolar, o en niveles estatales, federales y civiles, incluyendo en ser mandado a su casa de la escuela (si su hijo(a) está usando propiedad de la escuela para cometer acoso cibernético a otros), expulsión de la escuela, acuso de cometer un crimen, arresto por un oficial de policía, o hasta demandado por otra familia.

Por último, la herramienta mejor de un padre es la comunicación – ya sea su preocupación la de prevenir, proteger, o eliminar el acoso cibernético en su casa. Esté pendiente e informado, y más que nada, comuníquese con su hijo(a) – los dos tienen mucho que ganar.

Recursos para Padres

Cyberbullying Research Center: www.cyberbullying.us

Cyberbullying.org: www.cyberbullying.org

U.S. Department of Health and Human Services: www.stopbullying.gov/cyberbullying

Wikipedia: Cyberbullying: www.en.wikipedia.org/wiki/Cyberbullying

Webpage